La meditación consiste en poner la mente en blanco. Meditar es concentrarse en una sola acción para llegar al mismo fin: poner la mente en blanco y vaciarla de los pensamientos. Otros parecen pensar que meditar es sentarse sin hacer nada. A pesar de que sentarse sin hacer nada puede ser algo que merezca la pena, a esto no puede llamársele meditación.

La meditación es un acto en que la mente está tranquila, libre de pensamientos y de deseos, y es posible verse a si mismo gracias a varias técnicas como por ejemplo la disciplina del yoga.

Se puede controlar la agitación menta recorriendo dos caminos diversos: concentrando la mente ya sea en lo externo (centrando la atención sobre cualquier cosa que no sea la propia persona) o en lo interno (tomando conciencia del propio Yo interior).